Aunque vivimos en un mundo de muchos problemas graves, opresión y violencia, también vivimos en un mundo con muchas cosas buenas y un gran potencial para un futuro mejor. Aunque no podemos cambiar este mundo de la noche a la mañana, podemos tomar importantes pasos para cambiarlo, para resolver sus problemas, eliminar la opresión, y minimizar las muchas aplicaciones de violencia.

La violencia deforma nuestras sociedades de muchas formas, por medio de las guerras, dictaduras, la opresión social, el genocidio, los asesinatos políticos, y el terrorismo. Sin embargo, la violencia de forma organizada e institucionalizada no es usada solamente para propósitos que son ampliamente reconocidos como “malos”. La violencia es también empleada para oponerse a esos propósitos y en favor de causas que se estiman como “buenas”. Aunque a menudo se reconoce la existencia de problemas en estos “buenos” usos de la violencia, la creencia generalizada es que no existe una alternativa realista al uso de la violencia.

En los albores del Siglo XXI, se está comenzando a aceptar ampliamente que de hecho existe una alternativa. Esta alternativa no es una simple condena moral al uso de la violencia. Esta alternativa es un medio de lucha diseñado para ejercer poder en conflictos agudos. Se llama lucha noviolenta…

Para acceder al Documento completo pinche aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Domingo Aguinaco Parejo .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Domingo Aguinaco Parejo.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.