Los comicios municipales, considerados un referendo de la gestión del gobierno de turno, evidenciaron un rechazo a muchas de sus políticas. El resultado llevó a la dimisión del primer ministro Lai Ching-te y augura un mejor entendimiento con China.

Un remezón político provocó la jornada electoral en la que fueron renovados varios cargos públicos locales y los ciudadanos fueron consultados por medio de diez referendos sobre temas de debate nacional como el matrimonio igualitario que no fue aprobado, al igual que el uso de la energía nuclear y el cambio del nombre del equipo olímpico que seguirá siendo “China Taiwán”.

El movimiento político llevó a que el primer ministro, Lai Ching, anunciara a través de su cuenta pública en la red social Facebook su dimisión del cargo, la cual aún no ha sido aceptada por la presidenta del país, Tsai Ing-Wen, quien también se vio obligada a dimitir como jefa del independentista Partido Demócrata Progresista (PDP), como una media para responsabilizarse del descalabro electoral que sufrió su formación política.

Para los analistas locales, así como para los observadores internacionales, los resultados de las votaciones son un castigo hacia Tsai Ing-wen, un hecho que podría complicar su elección para un nuevo mandato en el año 2020. La mandataria ha visto como su respaldo y apoyo se ha disminuido por medidas impopulares como las reformas de las pensiones y las condiciones del mercado laboral con salarios bajos, el alto costo de las viviendas, los problemas energéticos y la inestabilidad de los precios de productos agrícolas.

Un posible mejoramiento de las relaciones con China

La historia de Taiwán y su controvertida relación con China, pasa por los diferentes sistemas políticos que tienen ambas partes. China con un sistema comunista y Taiwán con sistema más capitalista y semi presidencialista.

china-taiwan-buenas-relaciones

Beijing no reconoce la independencia de Taiwán, a la que considera una provincia “díscola” o rebelde que no se somete a los lineamientos del Partido Comunista Chino. Mientras en el territorio insular es el Partido Kuomintang (KMT), actualmente en la oposición, el que acepta que Taiwán es un territorio con carácter chino que debe acercarse a la china continental.

En los recientes comicios los vencedores fueron los representantes del KMT, que se impuso en, al menos, tres de las seis ciudades más importante, Nueva Taipei, Kaohsiung y Taichung. El KMT se impuso también en otras 12 ciudades y distritos, lo que fue calificado como una verdadera “ola azul”, llamada así por el color del partido.

Por su parte, el gobernante e independiente PDP que controlaba 22 de las ciudades y condados y cuatro de los grandes municipios especiales que componen la división política de Taiwán, acabaron sólo con cuatro ciudades y dos municipios de considerable población.

Esta nueva configuración del panorama político en Taiwán puede representar una postura más cercana a China, no necesariamente rápida o radical, pero sí un acercamiento y mejor entendimiento con Beijing para mejorar los lazos culturales, políticos, económicos y comerciales con la economía más grande e importante de Asia.

«La política de China hacia Taiwán mira al Gobierno central, por lo que no es de esperar un cambio radical, pero Beijing puede que vea en la clara victoria del KMT una señal de que el actual Ejecutivo no tiene apoyo popular y puede esperar un presidente del KMT en 2020», dijo a la agencia EFE el vicerrector y decano de Relaciones Internacionales de la Universidad Tamkang, Wang Kao-cheng.

Para otros conocedores de las relaciones entre Beijing y Taipei, no se deben sacar muchas conclusiones con los resultados porque “los taiwaneses acostumbran a castigar a los dirigentes por no gestionar temas de importancia local, más que por los grandes temas políticos de alcance internacional”, así lo señala Teresa Kao, una analista taiwanesa, quien añade que “la situación económica no es ideal, sobre todo para los jóvenes”.

Algunos de los jóvenes de la llamada generación de “independentistas naturales” han crecido en un Taiwán separado y desconectado de China, con gobiernos a favor de mantener esa situación, por lo que consideran que su Estado debe continuar así, pero sin generarle problemas a China.

(Fuente: https://www.france24.com/es/20181125-derrota-del-oficialismo-en-taiwan-podria-generar-mejoramiento-de-relaciones-con-china-continental).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Domingo Aguinaco Parejo .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Domingo Aguinaco Parejo.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.